lunes, 26 de septiembre de 2011

La historia de los sueros antiofídicos

A pesar de que los primeros experimentos llevados a cabo hacia la creación de los sueros antivenenosos destinados a combatir los efectos de las mordeduras de serpiente fueron llevados a cabo por Henry Sewall utilizando palomas como animal de laboratorio contra el veneno de la cascabel pigmea o Massassauga Sistrurus catenatus en los Estados Unidos, el pionero en el campo de la inmunoterapia fue Albert Calmette quien en el año 1891 mientras era director de la fundación del Instituto de Vacunas en Vietnam fue testigo de cómo una inundación en un río propiciaba que ocurrieran 40 casos de mordedura de serpiente. Calmette comenzó sus investigaciones con 19 ejemplares de cobra de monóculo Naja kaouthia que le fueron enviadas por el gobernador de la zona y su meta era conseguir la inmunidad contra su veneno, por aquella época Calmette estaba inspirado por los éxitos de Emil Behring y su trabajo de inmunización contra la Difteria y el de Shibasaburo Kitasato con el suero antitetánico sin embargo los frutos de su trabajo no le propiciaron muchos éxitos en aquella época.

A pesar de todo continuo trabajando en Francia donde al fin consiguió el suero anti cobra en 1894 mientras que Césaire Phisalix y Gabriel Bertrand consiguieron en el mismo año la inmunización contra el veneno de víbora, a pesar de esto Calmette persistió en sus empeños probando su suero desde en conejos hasta en asnos y posteriormente en caballos y su trabajo fue tan exitoso que incluso salvó la vida de uno de los recolectores de serpientes que trabajaban para el en el año 1895, ya en 1897 envió 100 dosis a la India y esto fue el comienzo de la inmunoterapia contra las mordeduras de serpiente.

Otros científicos pronto comenzaron a seguir los pasos de Calmette a la hora de producir sueros antivenenosos para aquellas zonas gravemente afectadas por el ofidismo en el mundo como Brasil donde Vital Brazil comenzó a producir sueros contra las mordeduras de Crotalus y Bothrops en 1897 mientras que al otro lado del mundo en Australia Frank Tidswell produjo el primer suero contra las mordeduras de serpiente tigre Notechis scutatus, la producción comercial de sueros antivenenosos en Australia comenzó en el año 1928 de la mano de los Commonwealth Serum Laboratories ubicados en la ciudad de Melbourne de donde salieron los primeros sueros sueros en 1930.

En Asia y la India tambien se comenzaron a producir los primeros sueros contra las especies de serpientes locales tanto en el Instituto Pasteur de Tailandia ( posteriormente llamado Queen Saovabha Memorial Institute ) como en el Instituto Indio de Investigación Central respectivamente durante 1920.

Ya en Sudáfrica el doctor E. H. Cluver comenzó a producir un suero bivalente contra la víbora bufadora Bitis arietans y la cobra de el Cabo Naja nivea aunque este antídoto tenía tambien eficacia contra otras especies de serpiente y lo hizo en el South African Institute of Medical Research el cual comenzó a comercializar sus sueros en el año 1932.

En el año 1955 existían más de 22 productores de sueros antiofídicos en el mundo y posteriormente en el año 1990 un investigador dio con la clave para la creación de los llamados sueros Fab reduciéndose así las indeseadas y peligrosas reacciones alérgicas provocadas por los sueros tradicionales debido a lo refinado de estos nuevos productos.

Sin embargo y a pesar de toda esta investigación y éxitos conseguidos en la lucha contra las mordeduras de serpientes hoy en día la situación en cuanto a la producción de los sueros lamentablemente ha cambiado yendo a peor ya que en vez de haber más y mejores sueros en el mercado cada vez hay menos.

Este post continúa en “ La crisis mundial
de los sueros antiofídicos “

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar