martes, 13 de septiembre de 2011

Cobras.

Si se hiciese una encuesta global y se preguntase a un grupo de personas de cada país, sin importar si saben algo sobre serpientes o no, y a través de todo el mundo por el nombre de una serpiente venenosa seguramente una de las respuestas más numerosa seria “ la cobra “ y esto posiblemente sea por que la imagen de la serpiente con la cabeza alzada del suelo con el cuello distendido lateralmente formando el llamado “ capuchón “ y con un hindú que toca la flauta delante de ella se ha hecho mundialmente famosa.

Indudablemente las cobras son serpientes mundialmente reconocidas a primera vista y en muchos caso solo cuando se yerguen del suelo, no obstante, ¿ que se sabe de estas serpientes en realidad ?. Si comenzamos por el nombre, la palabra cobra, de origen portugués, no significa otra cosa que “ serpiente “ de modo que cuando los antiguos navegantes portugueses llegaron a islas como Sri Lanka y se encontraron a serpientes que alzaban la cabeza del suelo y desplegaban el capuchón ( tambien llamado sombrerete ) las bautizaron como “ Cobra de capello “ o “serpiente con sombrero “, posiblemente después de esto todas las serpientes pertenecientes a la familia Elapidae capacitadas para erguirse del suelo y ensanchar el cuello reciben el nombre común de cobra, estas serpientes, taxonómicamente hablando, pertenecen a los géneros Aspidelaps, Hemachatus, Naja, Pseudohaje, Ophiophagus y Walterinnesia, sin embargo el género Naja es el más difundido por el planeta viviendo desde África y zonas de Oriente medio hasta la Pakistán, la India, el sudeste asiático e Indonesia llegando hasta China, este género tambien estuvo presente en Europa pero se extinguió quizá debido a las glaciaciones sufridas en dicho continente.

Ejemplar de cobra india Naja naja posiblemente la primera
especie en ser descrita por la ciencia.
Foto: Cortesía Reptilario Parque de Cabárceno. Cantabria.

A pesar de su fama, hasta hace relativamente poco tiempo ni siquiera se sabía el número total de especies que existían en el mundo y las que se conocían era como las subespecies de una especie nominal en el caso de los ejemplares asiáticos, concretamente de la cobra india Naja naja, de este modo el resto de las especies asiáticas eran conocidas científicamente como subespecies de dicha cobra y conociéndose a las demás con nombres como Naja naja kaouthia en el caso de la cobra de monóculo o como Naja naja sputatrix en el caso de la cobra escupidora de Java. En el caso de las cobras africanas algunas, no todas, estaban consideradas como subespecies de la cobra egipcia Naja haje, por lo que toda esta falta de investigación, errores, nombres latinos no reconocidos, etc solo contribuyó a un desconocimiento total acerca de la cantidad de especies existentes. Hoy en día sabemos que estas serpientes cuentan con 28 especies englobadas en el género Naja, aunque esta cantidad puede cambiar conforme se descubran nuevas especies u otras alcancen el status de especie y no de subespecie. Por lo demás las diferentes especies son las siguientes:

                      Cobras Africanas

-Cobra acuática anillada. Naja annulata.

-Cobra anillada. Naja annulifera.


-Cobra de Arabia. Naja arabica.


-Cobra escupidora de Ashe. Naja ashei.


-Cobra acuática del Congo. Naja christyi.


-Cobra egipcia. Naja haje.

-Cobra escupidora de Kati u occidental. Naja katiensis.

-Cobra de selva. Naja melanoleuca.

-Cobra escupidora de Mozambique. Naja mossambica.

-Cobra excavadora. Naja multifasciata.

-Cobra escupidora cebra. Naja nigricincta.    

-Cobra escupidora de cuello negro. Naja nigricollis.

-Cobra de El Cabo. Naja nivea.

-Cobra escupidora nubia. Naja nubiae.

-Cobra escupidora roja. Naja pallida.

-Cobra de Senegal. Naja senegalensis.

-Cobra de Anchieta. Naja anchietae.


Cobras Asiáticas

-Cobra de monóculo. Naja kaouthia.

-Cobra escupidora china. Naja atra.

-Cobra escupidora birmana. Naja mandalayensis.

-Cobra india o de anteojos. Naja naja.

-Cobra de Oxus. Naja oxiana.

-Cobra de Filipinas. Naja philippinensis.

-Cobra de Andaman. Naja sagittifera.

-Cobra de Samar. Naja samarensis.

-Cobra escupidora de Indo-China. Naja siamensis.

-Cobra escupidora de Java. Naja sputatrix.

-Cobra escupidora de Sumatra. Naja sumatrana.

Las cobras en su mayoría son serpientes que llegan a alcanzar desde tamaños moderados con ejemplares que llegan desde alrededor de 1 metro hasta muy grandes alcanzando casi los 3 metros en las especies de mayor tamaño, todas son serpientes dotadas con grandes escamas cefálicas en su cabeza y escamas lisas en el cuerpo ( excepto la Hemachatus sudafricana que las posee carenadas ) y ojos grandes dotados con pupilas redondas, en su mayoría son serpientes ágiles y podríamos decir que todo terreno ya que trepan, bucean y nadan a la perfección con especies adaptadas a vivir en zonas semidesérticas, llanuras, zonas pantanosas y otras capaces de medrar en las densas selvas tropicales o incluso bajo tierra.

Dentro de las cobras podemos hacer una división entre las que son capaces de proyectar su veneno a distancia como método de defensa ( ver glándulas venenosas, mordeduras, venenos y cobras escupidoras en este Blog ) y las que no, las primeras están dotadas con venenos citotóxicos destructores de los tejidos y las segundas con neurotoxinas que paralizan el sistema nervioso y tambien producen necrosis de los tejidos a menor escala. Si bien las cobras se cuentan entre las serpientes que más accidentes causan entre los seres humanos esto es debido seguramente a la modificación de sus habitats en campos de cultivo plagados de ratas lo cual las atrae ante una abundancia de presas, aunque tambien existen buenas noticias ya que el veneno de algunas especies está siendo probado contra enfermedades como el cáncer, en la creación de analgésicos, la prevención de rechazo de órganos en transplantes, etc.

video
El gigante entre las serpientes venenosas, la
cobra real.
Video: Javier Carrasco.

El comportamiento disuasorio en las cobras está muy bien desarrollado, la costumbre de alzarse, desplegar el capuchón y bufar ruidosamente evita muchos problemas tanto a la serpiente como a las especies que comparten el terreno con ellas, incluido el hombre, el curioso sistema de desplegar el capuchón lo consiguen extendiendo las costillas cervicales mediante la acción de varios grupos de músculos y no solo lo hacen cuando se sienten amenazadas sino tambien ocasionalmente cuando sienten curiosidad y ante otras emociones, sea como fuere es una perfecta señal de peligro en la que la serpiente parece mucho más grande de lo que es, curiosamente el capuchón de las cobras africanas presenta, por lo general, un menor tamaño y anchura que en las especies asiáticas, curiosamente el de la mayor de las especies, la cobra real, resulta estrecho y alargado cuando se lo compara con otras cobras

El método de reproducción en estos reptiles es ovíparo con las hembras poniendo de 6 a 20 huevos los cuales serán depositados en madrigueras de roedores abandonadas, bajo troncos o en cualquier otro lugar que cumpla con las condiciones térmicas y de humedad para que los huevos lleguen finalmente a eclosionar, la excepción a la regla la crea la cobra real Ophiophagus Hannah, la cual es la única serpiente que construye con su cuerpo un nido hecho de vegetación y permanece durante toda la gestación de guardia en las cercanías del nido hasta que los huevos eclosionan y además lo hace siguiendo un estricto ayuno después inclusive del tremendo esfuerzo energético que supone crear y desarrollar los huevos en su interior, ¿quién dice que una serpiente no es una buena madre ?.


La cobra escupidora de Siam Naja siamensis,
aquí en su fase de coloración
blanca y negra, es una de las cobras más bellas
del mundo.
Foto: Cortesía Reptilario Parque de Cabárceno. Cantabria.


En lo tocante a la alimentación las cobras no tienen gustos demasiado refinados, si bien existen especies como las cobras acuáticas que se alimentan mayoritariamente de peces y la cobra real que lo hace de otras serpientes la mayoría de las especies tienen como presa todo aquello que se mueva y puedan comerse, de este modo devoran aves y sus huevos tanto en los nidos hechos en el suelo como en los árboles, anfibios como ranas y sapos, reptiles como otras serpientes, incluyendo ejemplares de su misma especie, así como lagartos, otras sin embargo pueden ser vistas pescando en aguas tranquilas como la cobra de selva Naja melanoleuca e incluso saqueando las trampas para peces hechas por el hombre como ocurre con la cobra de monóculo Naja kaouthia, sin embargo y si en algo nos resultan beneficiosas las cobras a los seres humanos es por su labor como exterminadoras de roedores ya que son las ratas y ratones las presas principales de estos reptiles y todos los años millones de estos nocivos roedores son limpiamente eliminados por las cobras en las zonas donde viven convirtiéndose en el mejor aliado de los agricultores.

La relación del hombre con estos animales va desde el miedo, la explotación económica más atrox hasta la divinización en países como la India y esto último no es de extrañar, pocas serpientes o animales ofrecen una imagen tan majestuosa como una cobra alzada delante de ti con el capuchón desplegado, lo raro es que no hayan sido erigidas como divinidades o se les haya atribuido capacidades divinas en más civilizaciones y culturas humanas. Sin embargo en la actualidad las cobras, al menos las especies asiáticas, comienzan a resentirse por años de explotación humana por sus pieles, su carne o sus órganos destinados a la fabricación de remedios tradicionales con lo cual ya están incluidas en el apéndice II del CITES y a todo esto hay que sumarle la gran cantidad de ejemplares que mueren a manos de sus depredadores naturales como aves rapaces, grandes lagartos, otras serpientes, mamíferos, etc y como resultado de la destrucción de sus habitats a manos del hombre el cual es, con mucha diferencia, el mayor enemigo de las cobras.

La visión global de la cobra como el arquetipo de las serpientes venenosas ha hecho que muchos aficionados a la terrariofilia las adopten como animales domésticos siendo quizá el más famoso el actor de Hollywood Nicolas Cage quien fue el propietario de dos cobras de monóculo Naja kaouthia. Hoy en día existen posiblemente miles de estos reptiles viviendo en cautividad, tanto en parques Zoológicos como en hogares, donde su mantenimiento resulta bastante básico, debido a la gran capacidad de adaptación de estos reptiles, a la vez que complejo por el hecho de que son serpientes peligrosas, indudablemente, el tener una cobra en casa no está ni mucho menos exento de riesgos para la salud de sus propietarios con lo cual una provisión de sueros antiofídicos es el requisito más indispensable si se desea mantener en cautividad a uno de estos reptiles ya que todas las especies poseen venenos capaces de acabar con la vida de un hombre adulto. Desde luego mi consejo es que no tengáis en casa uno de estos animales ya que se necesita un gran nivel de experiencia para mantenerlas en cautividad.

Afortunadamente y a pesar de todo el traslado existente de estas serpientes por el planeta motivado por el ser humano afortunadamente solo una especie de cobra ha llegado a fugarse y establecerse como especie invasora, esto ocurrió en la isla japonesa de Okinawajima donde la cobra de monóculo Naja kaouthia ha logrado sobrevivir y posiblemente se convierta en una amenaza para el resto de la fauna de la isla.

2 comentarios: