viernes, 7 de septiembre de 2012

La víbora de Lataste Vipera latastei. Nuestra serpiente más amenazada.


       Estos textos no pretenden ser, ni son como veréis, otra “ ficha “ más de las que aparecen con cierta frecuencia en este Blog acerca de la biología de una especie de serpiente en concreto, sino un llamamiento al respeto y la protección que merece la serpiente más amenazada de extinción en España, la víbora de Lataste o víbora hocicuda Vipera latastei.

       Las relaciones entre la víbora hocicuda Vipera latastei y el ser humano solo pueden ser clasificadas como trágicas ya que esta especie ha sido - y es - odiada, temida y perseguida desde hace siglos por el peligro, ya sea real o imaginario, que supone debido a su condición de ser una víbora y consecuentemente una serpiente venenosa.

       Históricamente y debido al miedo que esta especie suscitaba en la gente las amenazas han llovido sobre estos reptiles desde todas partes y bajo muy diferentes formas ya que han pasado a ser desde pisadas, apaleadas o apedreadas a ser, paradojicamente, una especie muy buscada ya que cantidades indeterminadas de ejemplares fueron y posiblemente están siendo actualmente capturadas ilegalmente para surtir al creciente mercado de serpientes venenosas en cautividad ya que su modesto tamaño y veneno de moderada potencia la convierte en un animal idóneo para mantener en un terrario por los aficionados a estos reptiles.

       Tiempo atrás quedaron la perniciosa acción de los “ alimañeros “ y sus odiosas limpiezas de animales “dañinos” propias de la época de la nefasta dictadura, los cuales curiosamente y debido al miedo que les inspiraban estos reptiles apenas aportaron cantidades significativas bajo la forma de los tristes cadáveres de estos reptiles para cobrar por eliminarlos, sin embargo hoy en día los “ alimañeros “ son los propios excursionistas, escaladores, campistas o en definitivas cuentas cualquier persona que visita las zonas donde viven estos reptiles los que siguen efectuando sin descanso esta perniciosa labor de destrucción más propia de épocas pasadas que de las que vivimos actualmente y donde deberíamos, debido a nuestro estatus privilegiado de país con la mayor biodiversidad de Europa, estar más concienciados y comprometidos con la protección de nuestra fauna y flora que tan poco apreciamos y reconocemos y que tan únicos nos hace frente al resto de países europeos.

  El abultamiento en forma de cuernecillo que posee esta especie en la
punta de la “ nariz “ es la característica que le ha dado el nombre
común de víbora hocicuda. Ejemplar fotografiado en Sierra Nevada.
Foto cortesía : Javier Gállego / Macroinstantes
http://macroinstantes.blogspot.com.es/

       Como recordatorio de la barbarie sufrida por estos reptiles debemos recordar que existen datos históricos trágicos como los que acontecieron en las islas Columbretes, situadas a unos 50 kilómetros de la costa de Castellón, y de donde se erradicó por completo la única población insular de esta especie en España estimándose que desde el año 1.856 hasta 1.859, tiempo que duró la construcción de un faro, se mataron más de 2.700 víboras con un promedio de alrededor de 27 animales sacrificados por día. Indudablemente estas islas nunca más podrán ser nombradas con el antiguo nombre que les dio Estrabón en el siglo I quien hablaba de la isla Ophiusa en clara alusión a la gran cantidad de serpientes que allí vivían o con el nombre que posteriormente les dieron otros historiadores como Plinio y Mela, quienes denominaron a las islas con el nombre Colubraria de donde procede el actual nombre de islas Columbretes. Curiosamente es un ejemplar macho procedente de estas islas de 73 cm de largo el mayor ejemplar de esta especie nunca capturado del que se tiene constancia.

       Sin embargo las mayores causas de mortalidad para esta especie provienen del desarrollo urbanístico y el creciente número de urbanizaciones, del tráfico rodado y los frecuentes atropellos de las víboras que regulan su temperatura corporal en el asfalto de las carreteras así como de la construcción de dichas vías que fragmentan el territorio cada vez más, haciendo que cruzarlas se convierta en algo sumamente peligroso para un reptil de movimientos lentos como son las víboras, otras causas adicionales son los constantes incendios veraniegos e incluso la repoblación con determinadas especies vegetales que modifican su hábitat negativamente y todo esto sumado a otras causas adicionales como son su bajo potencial reproductivo o la especialización ecológica que muestra esta especie hacen que, finalmente, sus poblaciones estén en declive en España donde contamos con poblaciones discontinuas y aisladas unas de otras y, para colmo de males, con densidades de población escasas o bajas.

       Hoy en día esta especie sigue teniendo que sobrevivir a duras penas con el estigma de su peligrosidad y con una “ espada de Damocles “ viviendo sobre su cabeza bajo la forma del velo de ignorancia sufrido no solo por las personas que comparten su habitat - o viven lejos de ellas - sino debido a la falta de información que sufre el gran público en general en materia de ofidios y que sigue determinando y haciendo todavía funcional el hecho universalmente conocido que reza que las víboras son animales peligrosos que han de ser matados a primera vista sin la más mínima piedad y lamentablemente todo esto junto con el hecho de la mencionada perdida progresiva de habitat está consiguiendo que estos “ animales malditos “ desaparezcan de España de manera lenta pero inexorable, nuestra víbora de Lataste ya ostenta el dudoso honor de ser considerada como una especie VULNERABLE por la UICN y muy posiblemente esto no va a mejorar y ello es debido a que se sigue aplicando en el trato con esta especie la más absoluta ignorancia, los bulos, la falta de información y las leyendas así como el miedo donde ya debería existir la comprensión, el conocimiento, los estudios científicos, la razón y la piedad ante una especie que está desapareciendo progresivamente de España y está siendo relegada poco a poco, pero como digo de manera inexorable, a vivir en las zonas montañosas más recónditas e inaccesibles de nuestra geografía, allí donde el hombre rara vez llega.

       Después de todo y si tenemos en cuenta los datos de accidentes reportados en España está claro que esta es la especie de víbora ibérica que muerde a más españoles, pero esto es debido simplemente a que su distribución geográfica es la más extendida de la de las tres especies de víbora que viven en España, pero incluso así existe una pregunta básica que es ¿ como resulta de peligrosa la víbora de Lataste para los españoles ? la respuesta resulta clara, si tenemos en cuenta el estudio epidemiológico reciente sobre mordeduras de serpiente en nuestro país y titulado “ Approach to the epidemiology of venomous bites in Spain * “ el cual abarca desde 1997 al año 2009 ( 12 años ) y que nos dice que durante este periodo de tiempo se censaron 1.649 casos de mordeduras en nuestro país debido a los accidentes conjuntos causados por nuestras 3 especies de víboras con alrededor de 100 casos anuales y solo un 1 % de mortalidad en la totalidad de los 1.649 casos censados, con lo cual y si comparamos dicha cifra con las estadísticas de otras causas de mortalidad con las que estamos más familiarizados como son los accidentes domésticos, laborales o de tráfico resulta simplemente ridícula - en otras palabras -posiblemente muere más gente en España en accidentes en su cuarto de baño al golpearse la cabeza que de mordeduras de serpiente  y sin embargo seguimos odiando, temiendo, persiguiendo y matando a nuestras víboras sin piedad y eso a pesar de que la experiencia y lo aprendido de otros países donde las serpientes venenosas si que puede llegar a ser una amenaza nos dice que siguiendo unas simples precauciones básicas como son ir adecuadamente calzado o simplemente con dejar a las serpientes tranquilas la cifra de personas mordidas puede llegar a descender notablemente, indudablemente y en definitivas cuentas, debemos aprender a convivir con nuestra fauna para evitar que desaparezca lentamente de nuestro país y lo haga sin pena ni gloria.

Ejemplar de víbora de Lataste luciendo el típico dibujo en forma de
zig-zag en su lomo. Ejemplar fotografiado en Torcal de Antequera.
 Foto cortesía : Javier Gállego / Macroinstantes
http://macroinstantes.blogspot.com.es/

       Curiosamente y como hemos visto antes tenemos constancia gracias a los informes de los hospitales de cuantos accidentes son causados por estos reptiles en nuestro país, sin embargo lo que no sabe nadie ni está contabilizado en ninguna parte es la gran cantidad de veces que algún escalador, campista o senderista, se ha sentado a descansar en una peña o plantado un pié erróneamente calzado con sandalias cerca de un matorral sin que la víbora que allí vive no haga otra cosa más que permanecer completamente inmóvil evitando así ser detectada y todo para que el mayor de sus depredadores, el ser humano, aquel que no se come su carne sino que la mata por ignorancia, odio y miedo injustificados, pase de largo y la deje vivir tranquilamente en lo poco que queda de su menguante hábitat.

 
·       Las fotos que podéis ver en este Post han sido amablemente cedidas por Javier Gállego. Por cierto, os recomiendo que visitéis su propio espacio Macroinstantes, podéis hacerlo en la siguiente dirección.

http://macroinstantes.blogspot.com.es/

* Datos publicados en Saz-Parkinson Z. et al., Approach to the epidemiology of venomous bites in Spain. Toxicon ( 2012 ), doi:10.1016/j.toxicon.2012.03.021

 

1 comentario:

  1. Tiene ud. toda la razón (salvo cuando escribre "inmóbil").

    ResponderEliminar