viernes, 11 de noviembre de 2011

La culebra de Montpellier o ¿ bastarda ?.

        Esta gran culebra es sin lugar a duda uno de los ofidios más carismáticos que poseemos en la península ibérica y con la que es más fácil que nos topemos en las épocas cálidas del año dado que posiblemente es una de nuestras especies de serpiente más abundante y a eso hay que sumarle que no habita solamente en una pequeña parte del noroeste de la península con lo cual los encuentros del hombre con esta especie en España están garantizados, fuera de la península Ibérica su distribución se extiende por el norte de África y el área mediterránea de Europa alcanzando hasta países como Irán e Irak, ocupa zonas de matorral y pinares aunque se amolda a vivir en zonas cultivadas e incluso en basureros y otras zonas modificadas por el hombre.

        Esta especie es tan versátil como ágil y rápida en sus desplazamientos, capaz de trepar por arbustos o árboles en busca de nidos o de introducirse en las madrigueras de los roedores cuando busca alimento, está dotada de un fuerte carácter pero sin embargo posee una todavía más fuerte propensión a la rápida huida cuando se encuentra con el ser humano con el que muy a su pesar cada vez comparte más y más territorio debido a la fuerte presencia del hombre en los ecosistemas naturales de España y a la paulatina degradación del medio ambiente ya sea para convertirse en campos de labranza o urbanizaciones.

        Uno de los peores calificativos que se le pueden hacer a este animal es el llamarle “ culebra bastarda “ ya que, paradójicamente, resulta sumamente beneficioso para nuestra economía como país y en concreto para la economía de nuestros agricultores ya que esta especie aparte de realizar una labor impagada como una gran exterminadora de roedores nocivos en nuestros campos de labranza contribuye con su muerte a alimentar a otros depredadores como zorros, águilas culebreras, meloncillos, etc, en definitivas cuentas sin su presencia y la de nuestras otras especies de serpientes en nuestros campos la agricultura se acabaría resintiendo debido al aumento de las poblaciones de roedores y por otra parte la vida de muchas especies de depredadores ibéricos sería considerablemente más dura ya que al menos 15 especies de rapaces y 3 de mamíferos predan sobre esta especie regularmente.

        Esta especie es indudablemente la serpiente más grande de Europa con longitudes máximas de 2.5 metros y un peso máximo de casi 3 kilos, sin embargo longitudes más modestas de alrededor de 1.5 metros y alrededor de 1 kilo son bastante más comunes aunque cada vez más difíciles de encontrar, debe decirse que los mayores ejemplares de esta especie son los machos, dotados tambien con cabezas más anchas que las hembras. Como se puede apreciar en las fotos la coloración de los ejemplares juveniles cambia al crecer alcanzando unos colores más uniformes casi siempre verdes oliva o pardos.

  Un bello ejemplar adulto de 1. 75 metros mostrando las
típicas “ cejas “ formadas por las escamas supraoculares
tan propias de esta especie que le dan un
aspecto malhumorado.
Foto: Javier Carrasco.

        La alimentación de esta especie varía lógicamente dependiendo del tamaño del animal pero puede decirse que devora insectos, otros reptiles como lagartijas, grandes lagartos y otras serpientes incluyendo ejemplares de su misma especie, aves ( sobre todo ejemplares juveniles que están en los nidos ), los roedores como ratas, ratones e incluso ocasionalmente pequeños gazapos de conejo ( nunca adultos ) son después de los reptiles las presas más consumidas en el caso de los reptiles de mayor tamaño, la carroña tambien forma parte del menú de estas culebras, esta especie es un depredador muy visual que suele levantar la cabeza por encima del suelo para otear los alrededores tanto para orientarse o para localizar a una posible presa por encima de la hierba por lo que su sentido de la vista resulta excelente, la caza resulta una actividad que esta gran culebra realiza de manera tanto activa ( buscando a sus presas ) como pasiva practicando la caza al acecho. Estas serpientes muerden a sus presas inoculándoles su veneno de acción neurotóxica mientras las mantienen firmemente sujetas entre sus mandíbulas hasta que el veneno hace efecto aunque dependiendo del tamaño de la presa el reptil puede optar por acompañar esta técnica con la sujeción de la presa enrollándola con varias espiras de su cuerpo hasta que sus esfuerzos cesan, dicho veneno acaba con la vida de sus presas rápidamente con casos de lagartos que han muerto pasados 50 segundos después de ser mordidos por un ejemplar joven mientras que una rata tarda en morir de 3 a 5 minutos.

        Dada su abundancia los encuentros entre estas culebras y el hombre no son raros aunque la mayoría de las veces esta especie, siempre alerta y capaz de localizar a una persona a 30 ó 40 metros de distancia suele huir rápidamente a esconderse y solo si se comete la estupidez de acorralarla el animal intentará defenderse mordiendo a su agresor no obstante antes intentará por todos los medios amedrentar a su agresor bufando fuertemente e hinchando el cuerpo para parecer más amenazadora llegando incluso a levantar la cabeza del suelo ( una gran culebra de esta especie de dos metros con la cabeza levantada del suelo, bufando ruidosamente y con una mirada tan penetrante como la que luce esta especie debe resultar un espectáculo ciertamente impresionante ). En el raro caso de que la serpiente logre inocular algo de veneno en su víctima humana, si es que puede debido tanto a la situación trasera de sus colmillos como a que suele ser retirada de la zona mordida por la víctima antes de que esto llegue a suceder, los síntomas propios de un envenenamiento llegan a producirse muy raramente y suelen presentarse síntomas leves y locales como edema, parestesias, parálisis del miembro afectado, linfagitis y somnolencia aunque tambien pueden aparecer en los casos más graves tos, torpor, fiebre, disfunciones visuales, dificultades para tragar y dificultades respiratorias cuyos síntomas desaparecen pasadas 24 horas bajo los efectos de corticoides y antiestaminicos, parece ser que en Libia ocurrió un caso con consecuencias mortales.


Ejemplar de 2 años luciendo la librea juvenil que irá
 perdiendo según vaya creciendo y madurando.
Foto: Javier Carrasco.


        Las culebras de Montpellier son de reproducción ovípara con las hembras depositando nidadas que constan de 4 a 14 huevos a veces comunalmente con hasta 68 huevos encontrados juntos, dichas puestas son realizadas en lugares húmedos y soleados ya sea en madrigueras abandonadas de aves o mamíferos o bajo piedras, en troncos huevos de árboles caídos, etc. Las pequeñas culebras nacen pasados unos 60 días después de realizarse la puesta y miden al nacer entre 25 y 29 cm.

        A pesar de que está considerada como fuera de peligro en España esta especie sufre amenazas como el permanente acoso por parte de los guardas de cotos de caza debido a su alimentación la cual incluye especies cinegéticas, otras amenazas son la fragmentación de su hábitat debido a las carreteras con muchísimos ejemplares muriendo anualmente atropellados mientras que otros muchos ejemplares son sacrificados a primera vista simplemente por desconocimiento, ignorancia y miedo por parte del hombre, la pérdida de su habitat natural tambien es otra causa aunque esta versátil especie se amolda perfectamente a vivir en zonas habitadas o alteradas por el ser humano, curiosamente en Francia la carne de esta serpiente es consumida bajo el nombre de “ anguila de los matorrales “.

        Espero que estos párrafos hayan contribuido a que esta gran culebra, la más grande de España, deje de ser más la desdeñada culebra “ bastarda “ para convertirse en la magnífica culebra de Montpellier aunque el hecho de que algunos inteligentes agricultores que las capturan y las liberan en sus campos a modo de raticidas sumamente naturales y ecológicos supone ya un cambio de actitud hacia este animal que aunque lento y paulatino pero siempre fue largamente deseado.


5 comentarios:

  1. Ufff yo hoy me encontre con una paseando con mis perras y mi pareja en el campo

    ResponderEliminar
  2. Es una preciosidad de animal, siempre cauta y huye, pero a veces se queda quieta si ya no es posible la huida, como me pasó una vez tras saltar un muro donde había matorrales y hierba y caí a pocos centímetros de un ejemplar de 1m que estaba enroscada y ni se movió pudiendo haberme mordido con un rápido movimiento. Qué hizo? Un simple bufido y captar mi atención para yo dar un paso atrás y poder observar mejor su belleza desde una distancia segura. Me largué y ahí se quedó, enroscada. Es normal este comportamiento o simplemente "la pillé de buen humor"?

    ResponderEliminar
  3. Es una preciosidad de animal, siempre cauta y huye, pero a veces se queda quieta si ya no es posible la huida, como me pasó una vez tras saltar un muro donde había matorrales y hierba y caí a pocos centímetros de un ejemplar de 1m que estaba enroscada y ni se movió pudiendo haberme mordido con un rápido movimiento. Qué hizo? Un simple bufido y captar mi atención para yo dar un paso atrás y poder observar mejor su belleza desde una distancia segura. Me largué y ahí se quedó, enroscada. Es normal este comportamiento o simplemente "la pillé de buen humor"?

    ResponderEliminar
  4. es uno de los más hermosos animales que he vista. hace unos años y por desconocimiento persegui una culebra de Montpelier hasta un lugar sin escape , el animal se puso de pié alcanzando una altura de unos 8o cm y bufando inmediatamente la dejé en paz, pero hace unos pocos días tuve la aoportunidad de filmar y fotografiar un ejemplar de mas de dos metros y del grueso de mi brazo, estaba siendo acosada por mi perra a quien alejé para que dejara en paz a mi culebra.

    ResponderEliminar
  5. Entiendo que os pueda parecer una preciosisdad, pero a mi me dan pánico, vivo en el campo desde hace muchos años, una zona urbanizada, pero mi casa está en la periferia de la urbanización, y se que serpientes hay por todos lados, porque de vez en cuando encontramos alguna camisa o vemos su rastro de haber atravesado el camino de tierra, pero suelen ser pequeñas 1 metro poco mas, pero a últimos del verano pasado ya encontramos una camisa bastante grande, y hace unos días hemos encontrado una que mide 1.77 cm, mi marido ya ha visto a la propietaria y es una culebra verde, imagino que es esta especie. Tengo gallinas y me desaparecen los pollitos, hasta cinco en una noche, me imagino que es la responsable. tiene el nido a 7 u 8 metros de la puerta de casa y no me atrevo ni a salir a regar las macetas y mucho menos me voy a meter en el huerto en todo el verano... Me da miedo que pueda meterse dentro de casa, porque en la calle seguro que ella corre para un lado y yo para el contrario.

    ResponderEliminar