lunes, 18 de julio de 2011

Lagartos venenosos.


        A pesar de las erróneas, nefastas y a menudo totalmente absurdas creencias que muchos pueblos se han ido transmitiendo de generación en generación acerca de la supuesta peligrosidad de los lagartos y su mordedura, la cual dejando aparte su mera acción mecánica rara vez ha tenido mayores consecuencias a no ser que uno sea mordido por un gran ejemplar, desde hace muchos años se sabe a ciencia cierta (o no, como veremos luego ) que solo 2 especies de lagartos están dotadas con toda una rareza, una mordedura dotada de veneno.

       Como muchos de los lectores de este blog ya sabrán estoy hablando de los lagartos que integran la familia Helodermatidae o más conocidos popularmente bajo el nombre de helodermas, taxonómicamente hablando existen 2 especies de helodermas y varias subespecies más como veremos a continuación:

-      MONSTRUO DE GILA.

Heloderma suspectum. Subespecies:                 

-Heloderma suspectum suspectum.
           -Heloderma suspectum cinctum.
-      LAGARTO DE CUENTAS.

Heloderma horridum.  Subespecies:

-Heloderma horridum exasperatum.
                   -Heloderma horridum charlesbogerti.
        -Heloderma horridum alvarezi.
          -Heloderma horridum horridum.
                                                      
         La distribución geográfica del monstruo de Gila se extiende por el Sudoeste de los U.S.A en los estados de Utah, sur de Nevada, y el este del condado de San Bernardino en California, Arizona y Nuevo México, ya en México habita en gran parte del estado de Sonora hasta el norte del estado de Sinaloa. En el caso del lagarto de cuentas habita en México en los estados de Sonora, Chiapas y Oaxaca alcanzando en su distribución hasta la vecina Guatemala. Ambas especies se caracterizan por poseer cuerpos rechonchos, grandes cabezas con hocico redondeado y una coloración más llamativa en el caso del monstruo de Gila que en sus parientes sureños más oscuros. Al menos el monstruo de Gila es el mayor de los lagartos norteamericanos con longitudes medias de alrededor de 25 a 35 cm llegando a aproximarse hasta los 50 cm de longitud máxima en raras ocasiones, el lagarto de cuentas alcanza longitudes medias de 25 a 35 cm llegando a superar los 50 cm y alcanzando casi los 70 cm en su longitud máxima.

        Estos lagartos cuyo fuerte no es precisamente la velocidad, aunque son buenos nadadores y trepadores, se suelen alimentar de huevos de otros lagartos, tortugas y aves que nidifican en el suelo e incluso se sabe que han excavado y devorado nidos de cocodrilo americano Crocodylus acutus, entre sus presas vivas se cuentan las larvas y ejemplares adultos de escarabajos y retoños que permanecen en el nido de ratones y ardillas u otros lagartos a los que despacha rápidamente con unas mandíbulas dotadas de unos temibles dientes, el modo de caza de estos lagartos es activo buscando a sus presas mientras recorren ciertas distancias y utilizando su olfato para localizarlas sacando la lengua continuamente para introducirla luego en el órgano de Jacobson situado en el paladar del mismo modo que emplean las serpientes, las presas pequeñas son tragadas de uno o dos bocados las más grandes como una cría de conejo de cola de algodón les resultará más costosa de ingerir y son mordidas varias veces y colocadas hasta que el reptil las ingiere empezando por la cabeza, los huevos son tragados tanto enteros con cáscara incluida como triturados en la boca y su contenido lamido del suelo, estos alimentos no solo proveen a estos lagartos de alimentos sólidos sino que sus fluidos son una importante fuente de humedad en sus habitats tradicionalmente desérticos o semi áridos. Resulta fácil averiguar si uno de estos lagartos está bien alimentado ya que la cola actúa como un almacén de grasa lo cual significa que los animales dotados con colas gruesas se alimentan bien mientras que aquellos que lucen colas delgadas y de forma triangular pasan hambre.


A pesar de que sea venenoso y con una mordedura que, aunque
no fuera venenosa resulta mejor evitar, el monstruo de Gila Heloderma
suspectum es un animal pacifico que solo muerde cuando es
molestado y después de avisar a su agresor abriendo
 amenazadoramente sus fauces.
Foto: Javier Carrasco. 

        El por que estos reptiles son venenosos fue todo un enigma para la ciencia e inicialmente se creyó popularmente que la carencia de cloaca en estos reptiles ( esto es falso ) les obligaba a retener sus heces y orina en el interior de su cuerpo y que, como consecuencia, su aliento era tan pestilente y toxico que podía tumbar a una persona de espaldas solo con expulsarlo delante de ella, por supuesto estas historias son producto de la imaginación así como aquellas propias de México que aseguran que el monstruo de Gila puede efectuar una picadura con su venenosa cola ( de ahí el nombre “ escorpión ” con el que es conocido en dicho país ), no es de extrañar que estos animales hayan despertado multitud de mitos y leyendas entre los seres humanos debido a su mordedura venenosa y a que son ciertamente tímidos por naturaleza llegando a pasar escondidos en sus madrigueras subterráneas hasta el 99 % de su vida ya sea ocultos de sus depredadores, hibernando o refugiándose del abrasador calor del desierto.

        Debe aclararse que la mordedura de uno de estos lagartos no suele ser mortal para un hombre sano a pesar de su veneno, al contrario que ocurre en las serpientes las glándulas productoras de estas toxinas están situadas en la mandíbula inferior y cuando el lagarto muerde- y lo hace con la tenacidad de un cepo- el veneno fluye de las glándulas situadas a ambos lados de las mandíbulas y entra en los canales, uno o dos, situados en la parte trasera de los dientes desde donde se introduce en el cuerpo de la víctima por capilaridad, debe aclararse que estos lagartos están dotados de una dentadura temible y unas potentes quijadas y son muy capaces de mantener esta dolorosísima mordedura durante más de 15 minutos con toda tranquilidad habiéndose contado casos en los que las victimas humanas han tenido que decapitar al Gila para poder liberarse de su potente mordedura.


Incluso a pesar de poseer una cara que solo una madre podría querer,
el lagarto de cuentas Heloderma horridum es una especie sumamente
valiosa, interesante y digna de recibir toda la protección
necesaria  por parte del hombre.
 Foto: Javier Carrasco.

         No obstante y a pesar de lo dicho los Heloderma poseen un carácter tranquilo y solo muerden cuando son amenazados o atacados y siempre después de amenazar a su adversario con las fauces abiertas y bufando ruidosamente para evitar la confrontación, nunca se debe juguetear o fastidiar a uno de estos animales los cuales a pesar de su aspecto lento y corpulento pueden girarse y morder con gran velocidad, debe decirse que existen dos tipos de mordeduras, una en la que el animal muerde y suelta rápidamente y otra en la que mantiene las mandíbulas cerradas no dejando escapar a su agresor, ni que decir tiene que esta es la peor y la que peores consecuencia trae ya que es la que acarrea unos dolores mayores ( los dientes en un H. suspectum alcanzan los 5 mm y en H. horridum los 6 mm ) y la inoculación de veneno está basada en que cuanto más tiempo pasan estos lagartos mordiendo firmemente la carne más veneno inoculan en ella, no obstante ni su veneno es tan fuerte como para matar a un hombre adulto ni lo producen en cantidades suficientes para hacerlo ya que se determinó la dosis letal mínima para matar a un kilo de ratones en 0.50 a 1 miligramo por vía intravenosa de modo que para acabar con la vida de un hombre de 68 a 70 kilos de peso harían falta dosis de veneno de entre 32 a 70 miligramos y las mayores dosis obtenidas de un gran monstruo de Gila han sido de alrededor de 17 miligramos de modo que un envenenamiento por estos animales raramente es letal, sin embargo, debe considerarse como una emergencia médica, a pesar de todo raramente se han dado casos mortales de mordeduras de estos animales debido a que las personas que las recibieron eran personas de mediana edad, con una salud deteriorada y bajo una fuerte influencia del alcohol o las drogas, algunos de estos casos se produjeron durante los años 1900 y puede decirse que una muerte atribuible a estos lagartos es una rareza después de la década de 1930, no obstante y tratándose de animales venenosos nunca se debe subestimar su potencial ya que su veneno llega a producir en los casos más graves una grave hipotensión y una anafilaxia con niveles letales para el hombre.

       La mayoría de los accidentes ocurren cuando la gente interactúa con estos animales o los molesta, como es el caso de una mujer joven que escondió, haciendo gala de una imprudencia total  y unos motivos desconocidos, a uno de estos lagartos bajo su jersey y entró en un bar en compañía de su novio, ante semejante maltrato el lagarto mordió el abdomen de la mujer cuyos gritos alertaron a todas las personas del bar, ante los intentos fallidos del novio de la mujer de separar al lagarto de su pareja este tuvo que decapitar al lagarto para poder liberarla, los graves síntomas en dicha mujer cuando llegó al hospital fueron de incapacitación física, dolor extremo, vómitos y diarreas, esta persona tuvo que permanecer en cuidados intensivos durante 36 horas. Indudablemente los lagartos venenosos se merecen el mayor de nuestros respetos y una prudencia total cuando se les maneja en cautividad, si se les encuentra en libertad lo mejor es simplemente dejarles tranquilos ya que ellos libran a los agricultores de grandes cantidades de roedores que malogran las cosechas o cultivos, y no solo en esto son beneficiosos los helodermas, ya que a partir de su veneno se han creado fármacos que son un eficaz remedio para la diabetes e incluso para la tratar la obesidad, ¿qué otras enfermedades se podrán tratar con el veneno de estos animales?.

         Una cuestión sin resolver es la de para que necesitan ser venenosos unos lagartos que se alimentan de pequeñas aves y mamíferos o de huevos que están todavía en sus nidos y a los cuales puede despachar con una simple mordedura no venenosa, una de las conclusiones a las que se ha llegado después de estudiar para que necesitan estos lagartos su veneno es la de la autodefensa después de dejar de lado otras como las de una posible ayuda para la digestión o la caza, un heloderma resultaría presa fácil para aves rapaces, coyotes, tejones u otros predadores los cuales pueden hacerse rápidamente con un lento lagarto cuya velocidad máxima es de alrededor de 1.7 Km. / hora sin embargo se lo pensarán dos veces antes de atacar a un lagarto capaz de producir e inocular veneno mediante una mordedura sumamente dolorosa cuya sintomatología acarrea desde intenso dolor e inflamación a una rápida bajada de la tensión arterial y dificultades para respirar.

         Los monstruos de Gila en los U.S.A recibieron protección por parte de las autoridades en el año 1952 y puede decirse que no es un animal común, quizá debido a que rara vez es visto debido a sus hábitos subterráneos, tampoco ha desaparecido de sus antiguos territorios, sin embargo otros helodermas no tienen esta suerte ya que alguna subespecie del lagarto de cuentas está amenazada debido a la acción del hombre, concretamente la subespecie Heloderma horridum charlesbogerti endémica de Guatemala y que habita en el valle de Motagua está gravemente amenazada por el tráfico de animales, el desarrollo de la agricultura y la costumbre de los habitantes locales de matar a cuanto lagarto encuentran por considerarlo sumamente peligroso siguiendo lo que les dicta sus creencias tradicionales y folklore de modo que se ha calculado que solo quedan menos de 250 especimenes en libertad viviendo en un área de bosque discontinuo de 24.000 ha, indudablemente esta subespecie necesitará la ayuda del hombre para sobrevivir, me resta decir a aquellas personas que queráis comprar uno de estos lagartos para mantenerlo en vuestras casas que seáis prudentes con ellos y su veneno y que siempre compréis animales que hayan nacido en cautividad no contribuyendo así a la captura de animales salvajes, existen criadores comerciales de sobra para obtenerlos legalmente.

La coloración menos llamativa del lagarto de cuentas lo
diferencia a primera vista de su pariente de Estados
Unidos
 Foto: Javier Carrasco.

___________________________________  
                                                       
-Primeros Auxilios en Caso de ser Mordido por uno de Estos Lagartos:

-      En caso de ser mordido por uno de estos lagartos nunca se debe tironear de la zona mordida ya que se pueden producir laceraciones graves. Debe procederse a hacer palanca suavemente con un palo o destornillador girándolo unos 90 grados para que el animal abra la boca, esto debe hacerse cuanto antes mejor ya que como se ha dicho antes cuanto más tiempo pasa el lagarto mordiendo la carne más veneno inocula.

-      Se deben retirar del miembro afectado relojes, pulseras, anillos, piercings o cualquier otro adorno capaz de crear problemas si la zona comienza a hincharse.

-      Debe procederse a la colocación de un vendaje compresor que inmovilice el brazo situándolo en cabestrillo, dicho vendaje  no debe estar muy apretado.

-      La persona mordida debe ser acarreada por otra evitándose así los esfuerzos físicos, dicha persona debe tranquilizar al accidentado en todo momento.

-      Nunca se deben emplear torniquetes, ligaduras o cualquier otro sistema que no sea vendar el miembro afectado y conseguir ayuda médica profesional rápidamente.

-      Siempre se debe radiografiar la zona mordida para comprobar que no existen fragmentos de dientes rotos en el interior de los tejidos.

______________________________________



        Continuando con los lagartos venenosos debo comentar que recientes investigaciones han desbancado a los heloderma como los únicos lagartos venenosos, ya que se ha demostrado que otros lagartos también poseen toxinas las cuales se han encontrado el los lagartos monitor o varanos Varanidae y en los iguanidos Iguania, no obstante hasta el momento y para tranquilizar al los lectores que posean este tipo de animales en sus hogares o bajo otras condiciones debe decirse que todavía no se ha encontrado a alguien que haya muerto por la mordedura de una Pogona o un varano cuya mordedura si bien resulta dolorosa y sangrante no suele tener más consecuencias excepto aquellas provocadas por los dientes del animal sobre los tejidos. Este fascinante hallazgo ha demostrado que existió un desarrollo común y parejo en cuanto al desarrollo de las glándulas venenosas tanto en serpientes como en lagartos y no una evolución separada o aislada, a este grupo conjunto de reptiles venenosos y a sus ancestros se les ha denominado como Toxicofera.

        Hasta hace poco se consideró que las infecciones acarreadas por las mordeduras de varanos eran consecuencia de la flora bacteriana propia de la boca de estos animales ( hasta 54 bacterias diferentes han sido halladas ), mucho se ha hablado de la toxicidad de la saliva del dragón de Kómodo Varanus komodoensis, sin embargo se ha probado que estos reptiles, como el resto de varanos e iguanidos posee estructuras en sus mandíbulas  destinadas a albergar y producir proteínas salivares que son de hecho veneno. Un mar de preguntas sin responder existen sobre la mesa ya que dicho tóxico podría ser utilizado tanto en la caza como en la autodefensa, la ayuda a digerir mejor la carne mediante la predigestión efectuada por el veneno e incluso el mantenimiento de una higiene bucal correcta mediante la acción del veneno como un antimicrobial, sea cual fuere su función estos descubrimientos son recientes y todavía mucho se ha de investigar por la ciencia sobre este tema.

        Volviendo al más famoso de los varanos, el fascinante dragón de Komodo, se ha averiguado en estudios recientes que posee 6 compartimentos diferentes en sus glándulas venenosas  los cuales desembocan entre sus dientes, estos quedan bañados de toxinas antes de morder a una presa ya que el veneno no fluye a través de conductos o canales, de esta manera cuando uno de estos varanos muerde a su presa le inocula toscamente su veneno el cual colabora a la hora de matar a presas tan grandes como ciervos, jabalís o búfalos acuáticos, en cuanto a la toxicidad de este veneno se ha estimado que 0.1 mg / kilo inyectado intravenosamente causa una severa hipotensión y que 0.4 mg / kilo inoculados por la misma ruta causan un colapso hipotensivo, solo por curiosidad se necesitarían alrededor de 30 mg para acabar con una persona de unos 70 kilos y se ha demostrado que un dragón de komodo de 1. 60 metros produce alrededor de 150 mg de fluido toxico siendo capaz de bañar sus dientes con los mencionados 30 mg letales para el hombre, no obstante de ahí a que los inocule hay un abismo.

Una popular mascota que ha demostrado ser venenosa, la Pogona o
lagarto barbudo, no obstante su mordedura produce hemorragias
locales y poco más.

Todo el mundo tranquilo con ellas que no matan.

Foto: Javier Carrasco.

        Afortunadamente los mencionados dragones solo han atacado a los seres humanos en contadas ocasiones con motivos alimenticios causando a la mayoría de las víctimas supervivientes unas grandes y profundas laceraciones con sus afilados y aserrados dientes, así como una fuertes “infecciones”, sin embargo un antepasado del dragón de komodo que habitó en Australia destaca no solo por su enorme tamaño, hasta 6 metros de longitud y posiblemente más de 500 kilos de peso, sino por que también pudo haber sido venenoso y sí que pudo haberse alimentado de los primeros pobladores humanos de Australia, se trata del enorme y extinto Megalania prisca el cual poseería un papel ecológico similar en la antigua Australia al del dragón de komodo en las islas donde habita actualmente de modo que posiblemente el enorme varano extinto se alimentó de los grandes marsupiales, huevos de grandes aves terrestres y quizá de carroña de los animales que por aquel entonces poblaron la enorme isla, desde luego si el Megalania produjo y usó toxinas a la hora de alimentarse esto le convertiría en el mayor animal venenoso que ha poblado el planeta hasta ahora.

Los grandes varanos como este varano acuático Varanus salvator
cuentan con veneno en sus mandíbulas el cual les ayuda
de una manera que la ciencia todavía ha sido incapaz
de determinar con claridad.
Foto: Javier Carrasco.


Este artículo sobre lagartos venenosos va dedicado a Antonio Moro ya que de el fue la idea de escribirlo. Espero que le guste a él y al resto de los seguidores habituales del Blog.

Un saludo para todos.

1 comentario: