miércoles, 8 de agosto de 2012

Terciopelo Bothrops asper.


A pesar de que aquí he empleado el nombre generalmente usado en Costa Rica, esta serpiente recibe otros muchos nombres comunes a lo largo de su área de distribución geográfica tales como “ Barba amarilla “, “ Cuatronarices “, “ Equis “, “ Taya equis “,    “ Pudridora “, “ Mapanaré “, “ Rabo amarillo “ así como otros muchos más, quizá como prueba de que esta especie resulta bien conocida a lo largo y ancho de su distribución geográfica.

Esta víbora está presente en América central y norte de Sudamérica ocupando ambas costas aunque prioritariamente la atlántica en el caso de Centroamérica. Se distribuye desde Tamaulipas en México hasta Colombia, Ecuador, Venezuela y norte de Perú, pasando por Guatemala, Belice, Honduras, Nicaragua, Panamá y Costa Rica, también existe poblaciones insulares en Trinidad, la isla Gorgona en Colombia e Isla Violines en Costa Rica. Esta especie no suele ser demasiado exigente en cuanto a su hábitat y suele vivir prioritariamente en zonas bajas o de altitud media de selva húmeda aunque también está presente aunque en menor medida en bosques secos caducifolios dotados con fuentes perennes de agua como ríos, de igual manera se adapta perfectamente a vivir en bosques secundarios e incluso en plantaciones agrícolas no mecanizadas donde entra en contacto con el ser humano.

Dotada de una gran variabilidad en cuanto a su coloración y patrón esta especie puede poseer coloraciones dorsales de fondo dotadas con colores grises, verdes oliva, parda, negra, gris e incluso rosadas con una serie de marcas triangulares laterales tan propias del género Bothrops cuyos picos cuando llegan a coincidir forman grandes X ( visto el animal desde un plano superior ) y han dado origen al nombre “ Equis “. Tradicionalmente esta especie es y ha sido confundida con otra especie causante de multitud de accidentes en Sudamérica, la Macagua Bothrops atrox, no existiendo todavía una línea divisoria clara entre la distribución geográfica en el norte de Sudamérica de ambas especies.

Dentro del género Centro y Sudamericano Bothrops, el cual cuenta con alrededor de 31 especies de víboras de fosetas diferentes, algunas especies alcanzan grandes tamaños como es el caso de la Bothrops jararacussu o de la B. Lanceolatus pero ninguna de estas especies alcanza el tamaño de la Terciopelo ya que esta víbora alcanza una talla media de 1. 20 a 1. 80 metros habiendo llegado a alcanzar, en casos excepcionales, los 2. 5 metros de largo en su longitud máxima, esta serpiente posee un cuerpo moderadamente delgado aunque los grandes ejemplares alcanzan un diámetro notable siendo las hembras los ejemplares que alcanzan siempre un mayor tamaño corporal en contraste con los machos mucho más pequeños. Esta especie alcanza la madurez sexual con alrededor de un metro de longitud, tamaño que alcanzan con alrededor de 3 años de vida ( su esperanza de vida es de unos 20 años ) y está considerada como las más prolífica de entre las víboras de fosetas americanas, el gran tamaño que llegan a alcanzar las hembras determina que existan grandes camadas en las que alumbran desde 5 a 40 pequeños ejemplares las cuales son paridas en el interior de bolsas translúcidas individuales ( reproducción ovovivípara ) y cuyo tamaño oscila de 27 a 36 cm y un peso que va desde los 6 a los 20 gramos, tanto la época de reproducción como el tamaño de las camadas y de los recién nacidos varían de una región a otra incluso dentro de un mismo país. Estas grandes camadas pueden determinar la abundancia relativa de Terciopelos en un área determinada haciendo de esta especie la serpiente venenosa más frecuentemente encontrada por la gente.

De hábitos nocturnos y terrestres - aunque pueden llegar a ser encontradas a alturas de 2 metros en los árboles - las terciopelo son serpientes que practican la caza al acecho resultando tanto unas generalistas como oportunistas en lo que a su alimentación se refiere. Esta especie sufre un cambio notable en su dieta conforme crece y va alcanzando un mayor tamaño corporal ya que mientras que los ejemplares muy jóvenes y de pequeño tamaño se alimentan principalmente de animales de sangre fría como ranas, pequeños lagartos o incluso insectos los ejemplares de mayor tamaño se alimentan principalmente de animales de sangre caliente siendo los roedores sus presas principales aunque las aves, lagartos y ocasionalmente otras serpientes. incluidos ejemplares de su misma especie, anfibios e incluso raramente peces son consumidos ocasionalmente, se sabe que es capaz de engullir presas de gran tamaño en proporción a su cuerpo. También puede muy bien llegar a ser considerada como una posible carroñera ocasional.

La táctica de caza de esta especie consiste en situarse en zonas por las que sus presas circulan habitualmente ( pudiendo llegar a cambiar varias veces de una zona a otra cercana a lo largo de una misma noche ) y esperar a que dichas presas se acerquen a su distancia de ataque para abatirlas con un ataque fulminante en el cual la presa puede ser tanto retenida en la boca hasta que el veneno haga efecto como liberada para ser posteriormente encontrada y consumida. Otra táctica de caza es utilizada por los ejemplares juveniles de hábitos semi arborícolas quienes poseen la punta de su cola de colores brillantes y utilizan dicho apéndice para agitarlo como si fuera un gusano y atraer hacia sí a sus posibles presas, curiosamente solo los ejemplares macho poseen colas de color amarillo brillante mientras que las de las hembras son de color rosado, de cualquier manera este tipo de caza ha sido muy rara vez observado en esta especie.

A pesar del tamaño que llega a alcanzar y a su veneno letal las terciopelo no carecen en absoluto de depredadores naturales. Lógicamente la mayor cantidad de ataques sobre esta especie ocurren sobre ejemplares pequeños o de tamaño moderado los cuales distan mucho de ser indefensos pero a pesar de todo son atacados por mamíferos como mapaches, mofetas, coatís, grisones o tairas siendo otro posible depredador adicional de esta especie los pécaris, existe un caso documentado en el que un gran ejemplar fue atacado y seriamente herido por 3 monos capuchinos que agredieron a la serpiente usando una rama como arma. Sin embargo posiblemente los mayores depredadores de terciopelos son las aves rapaces habiéndose observado como un halcón Herpetotheres cacchinans llegaba a matar a una terciopelo de 1. 5 metros. Entre los reptiles quizá el mayor depredador de esta especie sea la Mussurana Clelia clelia la cual consume ejemplares de esta y otras especies de serpientes venenosas habitualmente sin sufrir las consecuencias de una posible picadura debido a su inmunidad al veneno y, por otra parte, de entre los insectos se sabe que las grandes arañas migale, erróneamente llamadas tarántulas, cazan ocasionalmente jóvenes víboras de fosetas a las que dejan fuera de combate con su propio veneno. Sin embargo - y como ocurre siempre - el mayor depredador de esta especie, u otras, es el hombre el cual mata a cuanta Terciopelo se cruza en su camino.

Los tropiezos ocasionales entre las Terciopelo y los seres humanos causan anualmente un buen número de bajas en ambos bandos debido a varios factores como son que una Terciopelo enroscada en forma de “ torta “ es muy difícil de localizar debido a que la coloración de esta especie la hace invisible en el suelo de la selva o en una plantación incluso para un ojo experimentado con lo cual resulta muy fácil poner un pié demasiado cerca de una de estas serpientes las cuales descansan durante el día el cual resulta ser el mayor periodo de actividad de los seres humanos, por otra parte esta especie puede resultar relativamente común en zonas habitadas por el hombre, ya sea en áreas cultivadas o alrededor de las viviendas donde puede llegar incluso a introducirse ocasionalmente buscando sombra, agua o comida y esto también ocasiona no pocos accidentes anualmente, de hecho a lo largo de su distribución geográfica esta es la serpiente que más accidentes provoca, de hecho, con cifras que depende de cada país un porcentaje de alrededor del 50 % de los accidentes ocasionados anualmente son atribuidos a esta especie.

Si existe una víbora de fosetas americana con fama de morder ante la más mínima provocación y de poseer un carácter nervioso, impredecible y agresivo sin duda es esta especie, sin embargo no todos los ejemplares poseen el mismo temperamento o se comportan igual y resulta bastante posible que la reacción de la serpiente en un momento dado dependa en gran parte de la forma y cómo una hipotética persona entra en contacto con ella. Usualmente su primera reacción ante una persona suele ser quedarse completamente quieta e intentar pasar desapercibida, si esto falla y la persona sigue acercándose su reacción será la de huir rápidamente o mostrar un comportamiento basado en hacerse más notoria levantando el primer tercio de su cuerpo del suelo para hacerse más visible e hinchando el cuerpo mientras que agita la cola rápidamente contra el suelo produciendo un sonido amenazante mientras lanza ataques de aviso al aire destinados a amedrentar a su antagonista para evitar así tener que defenderse con medidas más contundentes, si todo este despliegue de comportamientos falla y el animal se siente acosado, atacado o perseguido su reacción será la de morder ciegamente a su oponente o a cualquier cosa que se mueva a su alrededor, bajo estas circunstancias una Terciopelo realmente enfadada es un enemigo realmente temible.

En esta especie, dado el tamaño que llega a alcanzar, los colmillos inoculadores retráctiles ( dentición Solenoglifa ) se cuentan entre los más grandes de entre las serpientes venenosas con longitudes que llegan a alcanzar los 2. 5 cm de largo, dichos colmillos inoculan profundamente enormes cantidades de veneno en los tejidos de sus presas o posibles depredadores, sin embargo dichas herramientas solo son una parte del problema ya que la peor parte viene de las enormes cantidades de veneno que esta especie puede llegar a almacenar e inocular en una mordedura, como excepción a la regla deben citarse los casos de 2 ejemplares que fueron ordeñados obteniéndose de una serpiente hasta 10 ml de veneno y del otro ejemplar la cantidad de 1.135 mg de veneno ( peso en seco ) y 25 días después otros 863 mg, sin embargo esto ocurre excepcionalmente ya que en una serie de ordeños efectuados a 98 Terciopelos la cantidad media de veneno obtenida de cada ejemplar fue de alrededor de 0. 65 ml con un peso medio en seco de 180 mg, la dosis letal media en ratones es de 2.844 mg / kg. Antes de 1947 el porcentaje de mortalidad humana causada por esta especie era del 7 %, afortunadamente hoy en día y gracias al trabajo en la creación de sueros del costarricense Instituto Clodomiro Picado las muertes humanas han descendido hasta casi el 0 %.

Una mordedura de esta especie es un problema serio, entre los síntomas se cuentan el sangrado persistente por los agujeros efectuados por los colmillos, dolor muy intenso, moratones en la piel, edema y formación de ampollas y necrosis en la zona afectada tanto a nivel dérmico como muscular, este veneno hemotóxico también provoca nauseas y vómitos, dolor de cabeza, graves trastornos de la coagulación sanguínea, hemorragias internas que pueden llegar a exteriorizarse a través de sangrado por las encías, la nariz, el tubo digestivo, el aparato genitourinario, los pulmones y el cerebro, tambien se produce dolor en los ganglios linfáticos, infecciones, bajada abrupta de la tensión arterial, fracaso renal pudiendo producirse hemorragias intracraneales y choque hemorrágico o hipovolémico.

No es de extrañar que exista una visión muy negativa hacia esta especie por parte de la poblaciones humanas que comparten su territorio debido a los accidentes que ocasiona, sin embargo, siempre se debe tener en cuenta que esta especie es una de las mayores controladoras de plagas en las zonas agrícolas y que el uso de un calzado protector adecuado y unas lecciones bien aprendidas a la hora de evitar a esta u otras serpientes venenosas salvarían muchas más vidas que el matar a cuanta Terciopelo se cruce en nuestro camino, además su veneno al igual que ocurre con el de otras muchas especies resulta una importante fuente de componentes a usar en la medicina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario